14 ago. 2019

2019

Es dificil saber que no tengo el monopolio de tu deseo. Que nunca lo tuve, que no lo voy a tener. Porque asi es tu humanidad; diferente a la mia que es corta, intensa y te pertenece. Y siento el dolor, otrora tuyo, de la invitacion a tu cama que no me llega, porque le llega a otra. De tu piel magnetizandose con otro sudor que no es el mio, y no te importa, porque sos libre. Te miro con los ojos grandes, inocentes podrias decir, de quien no cree en el amor pero ama con todo el cuerpo. De quien fue amada por un hombre sin cadenas y ansía volver a sentirse parte fundamental del itinerario de un alma sin rutinas. No puedo encerrarte pero no quiero bajarme de tus manos, mi amor, y me engaño al creer que algun dia querras conformarte conmigo porque tus alas son muy grandes y es muy pequeño lo que te ofrezco: un nido. Ojala la proxima vez que las luces de colores te vuelvan loco pienses en mi, que quieras volver, porque a mi no me dan descanso las horas muertas en que viviste con otra. Me paraliza saber que eramos muy felices, pero no lo sabiamos. Siento la nostalgia de la luz cálida que entraba por el ventanal, el olor a cesped y las siete de la tarde. Un beso, una sonrisa, eramos invencibles. Nada mas quiero en el mundo que volver a sentir que nada ni nadie se puede interponer en nuestro camino. Porque lo tuve todo pero hoy me siento nada. Solo pido sentirme como cuando pedí un deseo por ultima vez: inmensa, como si no me faltara nada. Asi era yo cuando vivía a tu lado, una mujer completa, enorme, en paz. Pasare los sábados que hagan falta repasando tus lunares porque llegará ese domingo, como alguna vez pasó, en que nos miremos a los ojos otra vez y sepamos que lo tenemos todo, sin decirlo. Si pudimos recorrer tanto camino, la nostalgia no deberia impedirnos volver a amar. En una hora supe que la única vida que existia para mi se escondia en tu pecho y desde ahi me planté para vivir a pleno, porque somos, porque estamos, porque queremos estar. Pero tuviste que extraerme porque te pesan los miedos, como ahora a mi no me deja dormir la soledad. La soledad de lo que no tuve, de lo perdido, de lo que otra si tiene y de lo que vendrá. Tal vez nunca puedas darme lo que necesito porque faltan partes de mi para construir tu universo, uno donde la gravedad no existe y nadie esta atado a nada. Nunca me voy a arrepentir de haberme tirado al vacio aquel mayo frio en que me dijiste "veni" aunque el impacto del fondo me haya dejado sin aire, porque quiero volver a sentir el orgasmo que es la caida, como si no hubiera fin. No habia fin. Me es ajeno, me quita el sueño y me destruye un poco tu ansia de horizonte cuando soy tan ancla. Yo soy exceso de equipaje, vos sos mi pasaje a una sonrisa mejor. Me embarco en la aventura de lo alocado y lo sereno, sin saber si mañana no te convence esta ruta y volves a lo incierto. Sin saber si algun dia sentirás lo que yo siento: la insoportable certeza de que solo vos. Lo que te quité no puedo devolvertelo pero te entrego la esperanza de un mañana mejor, como lo quieras. Si lo querés.

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.