24 abr. 2015

Me enseñaste de todo, excepto a olvidarte.

Te fuiste, y me quedaron un montón de cosas que no se donde poner. Me quedan todos tus consejos. Me queda el libro que me regalaste en la segunda cita y tuve que leer dos veces para saber porque lo amabas tanto. Me quedan las ideas de todos los lugares que quería conocer con vos. Me queda la serie de la que vi 44 capítulos en una semana, por vos. Me quedan los besos que me diste, y los que no nos dimos. Me quedan las entradas de cine de todas esas películas que vimos sin mirarnos. Me quedan tus fotos en mi celular, que tendré que eliminar algún dia. Me queda el miedo a no conocer nunca a alguien que me entienda como vos. Me queda un número de teléfono al que nunca podré volverle a escribir. Me queda la pregunta eterna de que hice mal. Me quedan todas las películas que planeábamos ver juntos. Me queda el bar al que me llevaste una vez. Me quedan todos los rincones que nos vieron besarnos como si no hubiera mundo. Me quedan todas las canciones que me mandaste. Me queda el libro que te compré y nunca llegué a regalarte. Me quedan los lápices de colores que me hacen ser una tonta. Me queda todo lo que me contaste cuando confiabas en mi. Me queda un dolor enorme encima, que se siente como si me estuvieran matando, y no me permite dejar de llorar. Me quedan las ganas de volverte a ver. Y con todo lo que me queda, me siento tan vacía...

22 abr. 2015

La nena.

La nena está asustada. Está sola en una casa muy grande y oscura. No se pierde pero se ahoga en tanto espacio vacío. La mamá duerme, siempre duerme hasta que llega el papá. Pero el llega tarde. Nunca llega. La nena es pura luz. Canta, para espantar a los fantasmas que se ocultan entre mugre y oscuridad. Un golpe le pide silencio. Ahora le arde la carita, llora bajito y canta en su mente. Cuenta los caballitos de la sábana. Su madre duerme hace días. Del otro lado de la ventana hay vida, una vida que ella no conoce, llena de sol y familias felices. La casa se hace mas chiquita y el vacío mas grande. Ve acercarse un auto conocido. Se arregla el pelo con sus deditos detrás de la oreja, estira la sabana, se acomoda el pijama y pone su sonrisa más brillante. Llega papá y pone cara fea cuando ve que mamá duerme. No hace preguntas. No mira a la nena. Se encierra. Desaparece dejando una soledad ruidosa detrás de el, que despierta a mamá. Pero mamá tampoco mira a la nena. La nena sabe que es chiquita, pero sabe también que es una persona. A veces la abuela la trata como si fuera persona, ¡Hasta le dice que es linda!.  La tele esta prendida. Mamá la apaga, mirando a la nada. El silencio es aterrador, pero mas terrorífica es la amenaza de romperlo. Despacito, casi al oído, la nena le cuenta a un osito que ella tiene 4 años y que a veces va a el jardín. Que vive con su mamá, su papá y su hermanito, pero que el es muy bebé y llora algunas veces, poquito porque mamá se enoja. Pero el osito tiene los ojos de plástico, tampoco ve a la nena. Y entonces ella empieza a sentir que desaparece, pero no se va volando, solo se hace invisible y pesada, como si se la llevaran. Y llora, llora con todas sus fuerzas porque no quiere que otra vez se olviden de ella en el jardín por ser transparente. Llora porque no quiere que la reten por cosas que no entiende. Llora y abraza al osito. Llora con la cara deformada y las rodillitas en el pecho. No conoce todavía el significado de tristeza, nadie se lo enseñó. Y de repente mamá se levanta. Papá también. ¡Y la miran! Pero no la abrazan ni le preguntan que le pasa. En cambio la señalan, se ríen y le dicen cosas que ella no entiende pero sabe en su alma que son feas; 'gorda maricona, hipopótamo, boba'. La nena abraza mas fuerte el osito y no llora más. Si las lágrimas hicieron que la vieran, quiere volver a ser invisible. Se limpia la cara solita. Llora despacito un rato más, con la cara en la almohada cuando mamá y papá se van. Acostada, ya soltó el peluche, empieza a quedarse dormida cruzando los deditos y pidiendo no volver a despertar.

21 abr. 2015

Llevame de vuelta al principio.

Es humano pedir que no seas tan cruel y no pretendas que identifique donde estamos con borrosas señales de desamor que me lastiman todos los dias, así como la espera de un símbolo de tregua o un pequeño vestigio de que lucimos distintos pero sentimos lo mismo. Si lo que buscás es que me salga del camino, agarrame de los hombros con fuerza y empujame pero no sigas clavando en mi pensamientos, historias e histerias. Se necesita de una verdadera mujer para plantarse y decir *yo de acá no me voy, porque te quiero* pero tal vez la valentía no me alcanza para preguntarte si querés que aún me quede. Si se te fue el amor, donde se fue. Si puedo recuperarlo. No hay nada que no esté dispuesta a hacer. Desearía saber donde me equivoqué, volver el tiempo atrás y remediarlo todo. Porque el cariño que hay en mi no se gasta ni se corroe. No necesita de nada, porque ya me diste todo, y me gustaría hacer que todo lo sonreído valga por tres. Que una ultima vez vuelvas a a sentir ansiedad por verme, necesidad de escribirme o que vuelvas a creer que mientras nos besamos somos infinitos. Porque adoro tu sonrisa, porque me hace bien. Porque juntos eramos más fuertes, pero me estoy quedando corta de energía. Aunque algo este roto, yo sigo acá. Lo ultimo que pierde una luchadora es la esperanza. ¿Y vos? ¿Donde estás? ¿A donde vas? ¿Con quién te vas? Quiero salir del blanco de la soledad y quedarme para siempre en algún sitio, no para escapar, sino para tener un año sabático emocional. Caminos separados no es mi opción pero te escucho. Nuestro motor frenó de golpe, y me lastimé justo en el pecho, donde se alojan las cosas tristes. Cada vez que te beso se alivia esa sensación y los fantasmas se escapan. Pero pesa el cuerpo cuando me dejas a la deriva de un montón de palabras que tengo limitadas para poderte decir. Me cerrás las puertas, me dejás a oscuras en un cuarto lleno de trofeos de lo que somos sin saber si alguna vez será la última vez y yo no estoy enterada. ¿Que puedo hacer para retroceder?

6 abr. 2015

Loca busca loco.

"Búscate un loco, de los de remate.

De los que cuando piensas que ya no puede hacer algo más estúpido, va y te sorprende con algo inesperado.

Busca a quién se ría a carcajadas, sin importarle dónde se encuentra o quién tenga alrededor.

Quién te cuente chistes malos y haga bromas tontas sin que puedas evitarlo y no sepas por qué.

Búscate un pesado, de los que juegan con tus puntos débiles o manías sabiendo que consiguen desquiciarte, provocando en ti unas ganas locas de ahogarlo, pero con abrazos.

Busca un irracional, humilde, sencillo y directo. Que llore, que grite, que tenga carácter.

Que no sepas como va a reaccionar, que tenga múltiples personalidades y consiga enamorarte con cada una de ellas. Y que solamente puedas hacerlo callar con besos.

Esa persona que hará todo lo posible por sacarte una sonrisa en los momentos más duros, que te dará la mano y no te soltará hasta que esté completamente seguro de que no pierdes el equilibrio.

Quien no haga falta que te diga nada, porque con la mirada te lo dirá todo. Que te entregará todo desde el minuto uno sin pedir nada a cambio.

Busca una persona con quién pierdas la noción del tiempo y del espacio...

Búscate un loco..."

4 abr. 2015

∞ Siempre es hoy.

'¿Por qué el amor tiene que ser para siempre?- preguntó él, con suavidad-. ¿Por que no podemos disfrutar del tiempo que nos es concedido?. Hizo una pausa. -¿Acaso este instante es menos verdadero por que no durará para siempre? -insistió-. Tu y yo somos mortales, ¿Por que me exiges más?'.

 El no me hace promesas. No me dice mentiras. Yo odiaba al mundo, pero a el, nunca. Me daba asco el amor, pero lo quiero. Me siento inmensa cada vez que lo beso. En sus ojos me veo hermosa, aunque no se como me ve ni lo que piensa Se fueron mis ganas de cometer errores. Me lleno de miedo de equivocarme con el. Mientras todo en mi vida es tan inflamable, me dio la fuerza para seguir adelante. No se cuanto tiempo se va a quedar en mi vida. Espero que mucho. Pero ya no me importa. El me enseño que no me debe importar. No se si me quiere, tampoco me importa. Pero me hace bien. Y ahora está acá. A veces lejos, a veces distante, a veces no estoy segura de que esté, pero forma parte de mi vida. Camina al lado mio y me da la mano. No se hasta cuando vamos a estar juntos, no se si alguna vez habrá etiqueta, pero hoy nos siento infinitos ∞

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.