24 abr. 2015

Me enseñaste de todo, excepto a olvidarte.

Te fuiste, y me quedaron un montón de cosas que no se donde poner. Me quedan todos tus consejos. Me queda el libro que me regalaste en la segunda cita y tuve que leer dos veces para saber porque lo amabas tanto. Me quedan las ideas de todos los lugares que quería conocer con vos. Me queda la serie de la que vi 44 capítulos en una semana, por vos. Me quedan los besos que me diste, y los que no nos dimos. Me quedan las entradas de cine de todas esas películas que vimos sin mirarnos. Me quedan tus fotos en mi celular, que tendré que eliminar algún dia. Me queda el miedo a no conocer nunca a alguien que me entienda como vos. Me queda un número de teléfono al que nunca podré volverle a escribir. Me queda la pregunta eterna de que hice mal. Me quedan todas las películas que planeábamos ver juntos. Me queda el bar al que me llevaste una vez. Me quedan todos los rincones que nos vieron besarnos como si no hubiera mundo. Me quedan todas las canciones que me mandaste. Me queda el libro que te compré y nunca llegué a regalarte. Me quedan los lápices de colores que me hacen ser una tonta. Me queda todo lo que me contaste cuando confiabas en mi. Me queda un dolor enorme encima, que se siente como si me estuvieran matando, y no me permite dejar de llorar. Me quedan las ganas de volverte a ver. Y con todo lo que me queda, me siento tan vacía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.