30 ene. 2015

La lluvia.

Llorar en la lluvia, para que no se note. Eso voy a hacer. Ser parte de algo mas grande, de un caos que manda en el cielo. Ser una gota mas en la tormenta. Estoy mojada, mi ropa pesa casi tanto como la angustia de mi corazón. ¿Cuantas veces diste amor y te respondieron con violencia? respondo. Porque lloro por amor, y lloro con violencia. La tristeza sacude mi cuerpo, mi pelo chorrea agua. Llueve sobre mi. Estoy perdida en un lugar cercano a mi casa. Me espanta esta sensación de oscuridad en mi interior. Tengo frio hasta los huesos en enero, pleno verano. Nada me cubre, nada me protege. Siento que el cielo se cae, que la inmensidad está dentro de mi. Gritos silenciosos de una chica que ya no puede más. Y los recuerdos son puñaladas en el estomago. Me doblo, me agarro la cabeza. Siento cada palabra sangrando en mis oidos. Si alguien me encontrara, donde quiera que estoy, vería en mi mirada solo desolación. La esperanza la perdí cuando empezó a llover. No puedo escuchar la música. Quisiera vomitar este miedo. Miedo a volver, miedo al dolor, miedo a las mesas dadas vueltas y a los gritos desconsolados. Pero acá en la lluvia, no se nota. No se nota que estoy gritando. Que es el llanto más ruidoso y mas desolador que alguien haya llorado jamás. ¿Es triste querer morir? Intento respirar profundo. Hay brea en mis pulmones. Tienen más peso que yo. Sigo sollozando en un rincón de mi. Sigue lloviendo. Todo está oscuro. El pavimento mojado brilla. Me tiembla el corazón. Duele fisicamente y es agotador estar abajo de la lluvia. Pero soy parte de ella. Yo soy la lluvia y la lluvia ya está dentro de mi.

21 ene. 2015

Todas las estrellas.

Hasta hace días, estaba a miles de kilómetros de verte. Todas las luces nos llevaron hasta ahí, hasta la noche que te conocí. Abri los ojos del corazón. Nuestras ausencias se abrazaron. Se que el cielo reza para que nuestros dos corazones crean en esto. Todas las estrellas nos están guiando. Tu corazón late como la música de la radio, como el mío. Todo me lleva de vuelta a vos. ¿Ves las estrellas a nuestro alrededor? Así está brillando mi corazón ahora. Tu alma le habla a la mía sin intermediarios. Sin palabras, me iluminaste. Escucho más cuando no dices ni una palabra. Pero yo no te pido nada, solo que me muestres de mi lo que no alcanzo a ver. Que me dejes conocerme a través de tus ojos; se mi espejo. Y tal vez algún día, nos cuidemos el uno al otro. Tal vez todos los recuerdos feos que me acosan ahora, se vayan. Tal vez quienes me lastimaron ya no tengan ningún poder sobre mi, algún día. Tal vez deje de creer que todo lo que me dijeron es verdad, para creerte y quererte. Que suene un piano de fondo, que nos podamos reír un montón, que seamos nosotros mismos. Que seamos... algo juntos. 

Quiero que la voz en mi cabeza deje de decir que no soy lo suficientemente buena para esto.

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.