30 ene. 2015

La lluvia.

Llorar en la lluvia, para que no se note. Eso voy a hacer. Ser parte de algo mas grande, de un caos que manda en el cielo. Ser una gota mas en la tormenta. Estoy mojada, mi ropa pesa casi tanto como la angustia de mi corazón. ¿Cuantas veces diste amor y te respondieron con violencia? respondo. Porque lloro por amor, y lloro con violencia. La tristeza sacude mi cuerpo, mi pelo chorrea agua. Llueve sobre mi. Estoy perdida en un lugar cercano a mi casa. Me espanta esta sensación de oscuridad en mi interior. Tengo frio hasta los huesos en enero, pleno verano. Nada me cubre, nada me protege. Siento que el cielo se cae, que la inmensidad está dentro de mi. Gritos silenciosos de una chica que ya no puede más. Y los recuerdos son puñaladas en el estomago. Me doblo, me agarro la cabeza. Siento cada palabra sangrando en mis oidos. Si alguien me encontrara, donde quiera que estoy, vería en mi mirada solo desolación. La esperanza la perdí cuando empezó a llover. No puedo escuchar la música. Quisiera vomitar este miedo. Miedo a volver, miedo al dolor, miedo a las mesas dadas vueltas y a los gritos desconsolados. Pero acá en la lluvia, no se nota. No se nota que estoy gritando. Que es el llanto más ruidoso y mas desolador que alguien haya llorado jamás. ¿Es triste querer morir? Intento respirar profundo. Hay brea en mis pulmones. Tienen más peso que yo. Sigo sollozando en un rincón de mi. Sigue lloviendo. Todo está oscuro. El pavimento mojado brilla. Me tiembla el corazón. Duele fisicamente y es agotador estar abajo de la lluvia. Pero soy parte de ella. Yo soy la lluvia y la lluvia ya está dentro de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.