18 nov. 2015

177 días.

Y no me acostumbro. No me acostumbro a su sonrisa al despertar. No me acostumbro a tener a quién acudir sabiendo que tendré una respuesta segura. No me acostumbro a su mirada que me come y me alimenta, ni al sexo en las mañanas. No me acostumbro a sentirme reconfortada en sus brazos. No me acostumbro a dormir abrazados, ni al roce con su piel. No me acostumbro a tener su numero entre mis números de emergencia, ni a los regalos de cumplemes. No me acostumbro al ¿Como estuvo tu día? ni deja de sentirse raro el ¿Me pasás a buscar?. En cada pequeña pelea tengo miedo de perderte para siempre, porque no me acostumbro a tu seguridad de remarla para adelante, de no rendirte. No puedo acostumbrarme a tu aliento en mi cuello y tus manos en mi cintura. No me acostumbro a los jeans que te ajustan ni al sabor de tu piel. No se siente normal este vacio cuando no vas a dormir conmigo. No me acostumbro a caminar de tu mano.

Todo es mágico todavía. Me hace sentir mariposas en la panza. Me hace sentir orgullosa, brillante y hermosa. Te conozco y me reconozco en vos todos los dias. Armo mi refugio en vos. Sos mi amuleto y mi salvavidas. Mi protector. Mi plan a futuro. Y todavia parece como el primer dia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.