16 may. 2012

Y de repente recordás cosas que creías haber olvidado, como si eso fuera siquiera posible. Ahí está la paradoja de querer ocultar el pasado; siempre vuelve en forma de pesadillas, en un deseo ferviente de viajar al futuro para alejarse un poco más de esa angustia que aun hoy oprime el pecho, y en motivaciones estúpidas que solo mezcladas con suerte nos llevarán a donde debemos estar. Sin apoyo de los pares la actitud se vuelve inútil y los pensamientos, tortura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.