1 nov. 2011

Receta para una vida mejor.

A veces, hay que hacer "limpieza de gente" en nuestra vida; primero alejarnos de todos los que nos hacen daño, esos a los que nosotros le importamos poco y nada. Esos que nos usan como objetos deben ser desechados como objetos. Esta es la parte mas fácil, porque generalmente nunca sabemos como terminaron estas personas en nuestra vida. Simplemente los dejamos de llamar y va a ser suficiente. No les interesa saber de nosotros así que no se van a contactar hasta el día en que necesiten algo, será suficiente poner la mejor cara de orto que tenemos y recordar cada maldad y desprecio que recibimos del otro.
Solo en situaciones de crisis podremos descubrir a los llamados "amigos de verdad", mejor conocidos como mejores amigos; ellos van a tratar de sacarte la tristeza por más que sea una misión imposible, te van a ayudar, te van a escuchar, te van a cuidar. A estos hay que cuidarlos como oro, porque son difíciles de encontrar y son frágiles, pequeñas cosas pueden cambiar la relación para siempre. 
Hay que tener un amigo muy alegre que contagié su alegría y uno triste para poder ayudar siempre. Un amigo del sexo opuesto que nos cuide, que nos de otro punto de vista de la cosas y otro que nos ayude cuando necesitamos darle celos a alguien y ¿Porque no? Uno con derechos, con el que darse un par de besos de vez en cuando, de esos que no arruinan la amistad, con confianza, divertidos. Tener dos grupos de amigos es una opción para las personas que se animan, porque no es fácil; coordinar horarios, estar para todos, no dejar a nadie de lado, los celos, los cumpleaños... nada de eso se compara con la satisfacción de saber que vas a tener a alguien que te rescate cuando lo necesites. Siempre habrá tiempo para todos, y si no es así, ellos lo van a entender. Tener amigos de distintas edades, más grandes y más chicos, para hacer, conocer y hablar de distintas cosas. 
Dejar de amar a la persona equivocada. No se puede tener ojos ni corazón para varios a la vez. "¿Si te aferras al equivocado, con que mano sostienes el nuevo amor?".  No es tan difícil, es una cuestión de decisión  Salí mas con ese que te hace bien, ese que te hace sonreír. A el que te hace llorar, escuchalo un poco menos, ignoralo un poco mas. No dejes que te afecte. Ponete un rato en el lugar de cada uno y fijate como cambian las cosas. Asumí los hechos, dejá de soñar tanto. Se pueden seguir viendo colores aun estando despierta. Dejar de esperar el yo también después del te quiero y decirlo solo porque nos hace bien. Alegrase cuando alguien nos dice algo lindo o se acuerda de nosotros, sin vueltas. Dejar de expresar tanto amor, porque cuando realmente se siente está gastado el te quiero, no suena bien. Hay gente que se siente incómoda ante las muestras de amor. 
Hacer las cosas cuando se debe, decirlas. Dejar de guardarse tanto, porque enferma. Mostrar cuando estamos débiles y también cuando estamos mas fuertes que nunca. Darle a las palabras la importancia que tienen. Dejar de pensar tanto, delegar las decisiones que puedan ser delegadas, respirar profundo, compartir con todos y a la vez con nadie. Ser un poco más solitario, quererse, aceptarse, poder encontrarse en el silencio y no necesitar nada más. Saber que renunciar no está permitido, rendirse es la peor opción. Comprender la fragilidad de las cosas, lo rápido que se pueden ir. Admitir la importancia de la familia. Disfrutar el viento sobre la cara, el dolor de panza que da la risa, una canción pegada en nuestra cabeza.
Que tus amigos conozcan tus debilidades y lo difíciles que son algunas cosas para vos, pero que aun así las enfrentarías por ellos. Que tus enemigos sepan que sos fuerte, que lo tengan aun mas claro que vos.
El plan claro que tiene una falla y es que al ser humano no se lo puede predecir; no se sabe como va a reaccionar una persona, nunca. Cada ser es un mundo, hay millones de posibilidades. En respuesta a estas variantes tenemos una sola manera de defendernos y es no esperar nada de nadie. Dejar de pensar en lo que nos podrían haber dicho y limitarse a lo que escribió, lo que dijo, lo explicito, lo claro. No todas las personas se expresan de la misma forma. 
Ser feliz es una decisión. No se puede cambiar cuando uno elije. La cabeza hace distintos clicks y ahí entendemos cuando algo no da para más, cuando algo tiene que cambiar. Busca tu motivación, todos los sueños se pueden alcanzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.