27 oct. 2012


Con el era solo una chica. Para el yo era mucho mas. Otros ojos no me vieron, y mis ojos ya no están. Una mujer de verdad no espera toda la vida, una mujer juega para el lado de la sed, y en mi caso, para donde sea que me sienta humana y segura. 
Yo lo mire como pidiendo disculpas. El me beso como si yo fuera todo. Y después de mucho tiempo, muchos abrazos, me di cuenta que se habían reunido mi cuerpo y mi mente, que allí es donde debía estar. Pero no quería. Quería escapar. Me había convertido en lo que odie toda la vida. Mi corazón lleno de espinas, había reflejado todo lo que no le habían dado. Soy un monstruo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.