5 oct. 2012

Es gracioso que te hayas creído mi cuento, ese cuento que me creí yo. Esa sonrisa espectacular, que se borra de a largos suspiros para darle paso a mi verdadero yo. Adentro mío todo es oscuridad, una oscuridad tan grande que absorve todo. No puedo disfrutar de los momentos felices, ni de los mas o menos, ni estar triste. No existo, vivo en emergencia emocional. Mi vida se me está consumiendo, me estoy apagando. Algo mucho peor que la muerte es esta agonía que vivo cada día, todos los días, desde que me levanto hasta que me acuesto. Ya no escucho música, ya nada me motiva, ya no puedo cantar, ya no quiero salir. Estoy sentadita esperando el final. ¿Ahora entendés? Quise seguir adelante y no pude, porque todo lo que veo es gente feliz que sigue adelante, sin mi. Todo lo que entiendo es que me estoy quedando atrás, que el progreso fue un fracaso. Que soy un fracaso. Y me quiero morir. Me levanto con ganas de morirme. Me duermo con ganas de morirme. ¿Que me pasa, me preguntás? No se. Son tantas cosas que se vienen acumulando, no termino de recuperarme de un golpe que me dan otro, y otro. Y este mar de penas me está ahogando, en serio, y no puedo hacer nada para salir. No puedo salir. Cada día, cada cosa me hunde un poquito más. Y busco alguien, algo que me saque esto de encima pero no puedo. Todo lo que toco, se desarma. Todo es gris. Y me quiero morir. Porque soy inútil. No intentes hacerme sentir mejor, alejate, tu luz solo puede producir más sombras en mi. Me quiero morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.