29 dic. 2012

Noches que fueron pocas, risas que fueron muchas. Ausencias que pesan, peleas que duelen, abrazos que reviven. Este fue un año bipolar, con una balanza que tiene mucho de los dos lados, con mucha música, con mucho dolor, con mucho llanto, con muchos kilómetros. Viajé, conocí, descubrí, canté... Está todo en las fotos, pero por sobre todo en nosotros, porque hay momentos que no se pueden retratar, sensaciones inolvidables, estupideces que junto a vos se hacen mágicas. Está todo en cada secreto compartido, en cada noche, en cada resaca, en cada nota desafinada. Cosas que fueron simples, pero hoy recuerdo con una gran sonrisa. Cosas que fueron tristes, y recuerdo con un pinchazo en el alma. No quiero hablar de las pérdidas que son para siempre, no quiero hablar de los que ya no están o de los que se separaron de mi camino este año. No quiero contarte cuanto me lastimaste. Siguen los amigos que quieren estar conmigo, yo no lo decido. Este fue mi año bisagra, mi antes y después. Todo se derrumbó para dejar espacio a nuevos cimientos, a una estructura más sólida, menos dependiente. Aprendí a caminar sola para poder caminar acompañada. Espero que el 2013 se venga con todo lo que merecemos. No puedo ser objetiva, no puedo olvidar la tristeza que sentí en agosto, o en noviembre, las peleas, los distanciamientos. Hoy no somos los mismos, y por eso no se puede volver al ayer, pero estoy segura de que a pesar de ser tan distintos, seguimos sintiendo lo mismo. Que nos volvamos a ver, pero nunca nunca lleguemos a ser personas que solíamos conocer. Que el año que viene, o en diez años, sigamos viéndonos como amigos, los mejores amigos del mundo. Que nunca crucemos de vereda para no saludarnos. Que todos los golpes que recibimos este año no hayan dañado nuestra esencia. Espero que nunca cambien. Que Rosario siga ahi, cerca. Que en Córdoba me espere un abrazo, y en el pasaje Leonardo Da Vinci muchas noches de resaca. Que sigamos bailando el ganmgam style como si fuéramos profesionales. Que ningún trabajo sea el último, y que ninguna canción nos aburra o nos traiga recuerdos tristes. Volver a elegir consecuencia en ese juego que conocemos bien. Que a pesar de ya no encontrarnos en un recreo, nos sigamos encontrando siempre. Que una esquina no me marque, que me marque la fuerza de tu abrazo. Que mi casa siga siendo un punto de encuentro. Que nunca deje de gustarnos el cine y la comedia musical. Que nunca nos falte soultrain, ni las ganas de subirnos a un colectivo sin saber a donde vamos. Que sigamos festejando cuando ganamos poca plata en el casino, porque estamos juntos, porque somos jóvenes, porque solo importa eso. Que nunca nos separe más que un mensaje que diga ‘Eh, vieja, estás en tu casa?’. Que sigamos riéndonos de tonterías. Que los diplomas no dejen de ser eso; diplomas, y que lo importante sea habernos conocido en el camino. Que me dejen seguir viéndolos crecer y acompañándolos en el día a día, mis maravillosos pequeños seres. Que nunca dejemos de sonreírnos cuando suena esa canción, nuestra canción. Que nunca olvidemos su letra, que la cantemos a los gritos, con un abrazo al final y lágrimas en los ojos. Que cantar se haga con la vida, con pasión, sintiendo rebotar cada estrofa muy adentro de nuestro ser. Que nunca te aburra mi voz. Que nunca dejes de hacerte un ratito para verme. Que nunca dejemos de ser fans uno del otro. Que las lágrimas sean de alegría. Que ninguna distancia sea eterna. Que las peleas no nos apaguen. Que no dejemos de estar conectados. Que sigamos soñando y viendo el futuro. Que la música nos libere. Que un ensayo nos llene de color. Que todos los que estuvieron en mis caídas de este año, en mis golpazos, en mis más oscuros momentos se queden ahí, ¡No cambien de canal! porque esto continúa y se vienen mis éxitos, mi luz y con ustedes quiero compartirlos. Que podamos recordar con una sonrisa, ¡PORQUE LO VIVIMOS! Que sigas siendo mío, yo tuya y así para siempre. Espero haber dejado algo en vos que estás leyendo esto, en todos ustedes que hicieron mi año; gracias por las sorpresas, las paciencias, los abrazos, el tiempo y todo lo que me dieron o me dejaron darles. Ustedes me hacen, yo soy y hago para ustedes. Gracias totales y un 2013 lleno de luz, color y fantasías realizadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.