12 nov. 2013

Y recordé caminar con vos de la mano. Escapar a tus besos. Tu sonrisa. Tus te amo. Ese hombre que me gustaba. Lo atraída que me sentía. Las mentiras. Los engaños, a escondidas. Las peleas. Las lágrimas. Lo poco que te importaba, o tal vez nunca te importó. Pero me acordé de las mariposas en la panza y las canciones. Volví a pensar en los planes que teníamos. Y no puedo odiarte. Por tu mano en mi cintura. Por el respeto que tal vez no era eso. Por la manera en que me mirabas. Me cuidabas. Y me lastimaste mas que nadie. Recuerdo cada una de tus palabras. Las mas filosas, también. Y nunca entendí porque, pero sigo sintiendo culpa. Hay canciones que no puedo escuchar, lugares que me provocan sonrisas y otros tantos desvaríos. La desesperación que sentí cuando te fuiste. Lo que lloré cuando fui alguien a quién odiar y tirar dardos. Lo bien que me hiciste. Me rescataste para después lastimarme más fuerte. Y quiero creer que no era nuestro momento, pero probablemente nunca lo sea.Y ahora, está todo muerto. Cuido mis palabras porque no pudo ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.