25 jun. 2009

Maria Melina, cuento de suspenso

Esta es la historia de un asesinato, o tal vez de una asesina. No lo sé. Podrán descifrarlo ustedes mas tarde. Vamos a los hechos.
La policía llego una semana después, jueves por la mañana; encontraron su cuerpo en la bañera, ya en mal estado... Como había muerto ? No lo sabían. Como había llegado la policía al departamento? Por un llamado que decidió ser anónimo, de alguien que decía conocer a ese tal Bruno Hernández, y que era sospechoso. La ultima vez que la persona anónima lo había visto, había sido entrando a su departamento, con su novia, una tal Maria Melina sin apellido, y sin familia. Una chica tímida, confiable, y que nadie había vuelto a ver desde el asesinato de Bruno.
Su única amiga , la dueña del kiosco de enfrente a la casa de Bruno, que los conocía a ambos, coincidió con cada testigo en que ella había huido a causa del dolor, que lo amaba profundamente y que en un mes volvería de la montaña, a donde había ido a ahogar sus penas, en la cabaña que tenía con Bruno.
La tele lo anunciaba como asesinato, como ajuste de cuentas... algo relacionado con las drogas... Dentro del departamento de policía, no había teorías. Suicidio. Estaba muy claro, en los resultados de la autopsia se veía claramente una sobredosis de Éxtasis. No había caso en seguir investigando, pero para el asesino no seria divertido.
2 semanas y un día después, viernes por la noche, el asesino decidió llamar a quien estaba al mando del caso... El detective y jefe del departamento de policía , Hector García , atendió a una dulce voz de mujer . Una maliciosa mujer, que le relato sin escrúpulos como había asesinado a Bruno, luego de sexo y whishky, a escondidas de su novia, Maria Melina. Era su amante, era un crimen pasional.
Lunes por la mañana y todos los canales de aire decían que el caso ya estaba esclareciendo. No tenían idea, pero buscaban a la mujer acompañante.
No hay ningún testigo que pueda dar testimonio de haber visto a Bruno con otra mujer, no le confeso de tener amantes a ningún amigo ni familiar, y no hay teléfonos registrados ni llamadas realizadas a algún numero que no se haya podido identificar.
Maria Melina nunca volvió. Nadie encontró nunca más a Maria Melina. Porque? Porque Maria Melina no es Maria Melina. Ella es Victoria Soledad, la asesina. Que asesino a su novio con una combinación de éxtasis y alcohol, cuando el la quiso dejar porque estaba gorda, porque ya no le resultaba atractiva. El veredicto final fue que la novia fugitiva era la asesina, pero nunca nadie la encontró. Nunca nadie me va a encontrar. Yo soy Victoria Soledad, mas conocida como Maria Melina, la asesina de Bruno Hernández .


Este cuento surgio alguna vez, para un trabajo del colegio. Lo encontre, despues de mucho tiempo, y lo lei como si lo hubiera escrito alguien mas .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.