12 mar. 2012

Ya fue.

¿Como es que podés irte así, tan tranquilo mientas lo único que yo se hacer es mirar el espacio que dejaste vacío? Me estoy rindiendo, estoy en proceso de cambio. Mi tranquilidad, tu pesadilla. Y hay cosas que quiero decirte porque siento que sino no soy del todo sincera con nuestra estúpida amistad.
El problema va a llegar el día que vos me sigas considerando tu amiga y yo admita que no puedo contar con vos, porque en una habitación cabe demasiada distancia. Y no repartas las culpas, porque yo me remé todo solita, y ya no puedo más. Decidiste seguir cuando te di la opción de quedarnos acá, detenidos en este momento para siempre por última vez. Pero tenés que poner un poquito de vos. Siempre fui yo la que aceptaba todo, aun cuando sabia que no debía ser así. Viví agachando la cabeza, para no molestarte porque eras mi rey y no quería por nada del mundo que te disgustaras conmigo. 
Te necesito cada dia para seguir el camino que me escribió el destino, pero vos tomaste un desvío que no me incluye a mi. Te extraño siempre, te extraño todo, aunque duela. Evito cada vez más este sentimiento, y se que algún dia lo voy a poder borrar.
Me toca aceptar por ultima vez, asumir que no vas a venir, que nuestros caminos no van hacia el mismo lugar. 
Me piden que te olvide, pero es porque nadie está en este lugar de ser menos que un amor y mas que una amiga. Sabemos que nadie tiene una amistad como la nuestra, si te pedirían que te alejes, ¿Vos que hacés?
Espero serme sincera a mi misma al menos esta vez. Hacerme valer, no dejarte seguir dominando mis sentidos, tomar el control de mi vida y volar. Volar, y si querés seguirme, seguime. Ponerte lejos, verte inalcanzable, estar enamorada sin el dolor que vos me causas.
Perdoné mucho, y es mucho más lo que me queda por perdonar en el camino, pero tengo que caminar sola, tengo que empezar a soltar(te). Y tengo que encontrar otro compañero, otros recuerdos, no buscarte más ni sonreír gracias a vos por tu culpa. Con nadie me pasó lo que con vos, y se que a vos tampoco, y por eso todavía sigo acá, como condenada, como dependiente. 
Yo se a quién escuchás, yo se en que te basás, pero yo no te hablo más porque es inútil. Y vi lo que no quería ver, me vi sin vos. Me vi aceptando la distancia, me vi en la derrota, nos vi en el mismo lugar que estamos hoy pero lejos el uno del otro. Canciones que perdían todo su sentido, sueños vacíos y lugares sin color. Vi el futuro, ese en el que no somos ni amigos y no nos importa. Me vi por fin, en paz. Nadie va a volver a entender lo que digo, con nadie voy a conectar mi alma, pero así lo decidiste. Nunca conoceré amistades tan profundas, ni tan significativas, ni tan reales. ¿Seguís creyendo que lo nuestro es superior? ¿Seguís creyendo en nuestros poderes, nuestras conexiones y lo mucho que podemos lograr? Planteate, por ultima vez, una escena cualquiera en el que no compartimos mas que un hola y chau en un futuro cercano. ¿Podrías vivir así? Tanta gente te traicionó, tantas veces creíste haber encontrado a los amigos verdaderos. ¿Que pasa si la historia se repite y me perdés? ¿Te importaría? ¿Volverías a confiar en alguien?.

1 comentario:

  1. Escribis hermoso, me hiciste emocionar.
    Que dolor me dió todo eso.

    ResponderEliminar

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.