24 ene. 2013

Vacaciones en el mar.

Sos el color gris de cada enero. El dolorcito en el alma que me da ganas de que llegue abril para no pensarte. La esperanza de fin de año, la primera desilusión que no llega ni al 14 de febrero. Sos las noches en vela y la falta de explicaciones. 
Mis ganas de remarla en la tormenta no se  van, más allá de que solo me dejes surfear tu ignorancia dañina. Tu ausencia, tu mente voladora, me deja sola en este espacio compartido, con dos tazas a medio servir. No quiero todo este cielo para mi. No quiero seguir escuchando tu respiración, o viéndote dormir... quiero que volvamos a ser un alma sola a la orilla del mar, pidiéndole un deseo a la ultima estrella en esconderse. Y por eso te abrazo, no para sentirte mio, sino porque me creo tuya. 
Adueñate de mi. Pedime lo que quieras pero no me pidas que no te ame así. Por eso no te abrazaría ni hoy ni mañana, porque no se donde está tu alma, sos un envase vacío. Solo hay luces apagadas y ojos cerrados. No hay fuerza para no caer, pero si energía entre las manos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.