30 jul. 2010

El camino que elegiste...

A pesar de que intenté que lleguemos a tiempo, vos lo dejaste fluir. Y ahora vamos por tu camino. ¿No te das cuenta que es muy oscuro para mi? No me gusta. ¿No ves que no te sabes manejar por esta senda? Al menos, no conmigo a tu lado. Es demasiado cambiante para ser la primera vez que vas por ella, no podemos seguir así. No podés ir sólo. Necesitás un buen copiloto. Yo quiero que volvamos a mi camino. Todavía no lo recorrí. Estoy esperando a alguien como vos para dar cada paso juntos a la par. Tengo que convencerte, atraparte. Llegue a un punto en el que avanzar sóla no se puede. Mientras tanto, seguimos dando pasos poco firmes en el camino que vos elegiste. Me da miedo. -Volvamos-, te digo. Yo no distingo la luz al final del camino, no se hasta donde nos lleva. Ya no me gusta nada, ni siquiera estar a tu lado me consuela. Quiero irme, me ahogo, siento que pierdo el equilibrio.
 Acompañame para atrás. Volvamos juntos. Dame la mano, agarrame fuerte. Sabes que sóla no puedo. No seas cruel. ¿No ves lo mal que me siento? No quiero pasar ni un minuto más es este horrible lugar, es esta horrenda situación. Lo que mas quería era estar con vos, pero no de este modo. Ya no más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.