6 oct. 2011

Una angustia tan grande que no te deja recordar que en algún momento fuiste feliz, que afuera de esta oscuridad sos capaz de serlo. Una angustia que te hace temblar, te abraza, te da ganas de vomitar y de hacerte daño. Una angustia que te deja un gusto amargo en la boca, un dolor en el pecho y los pensamientos mas tristes en la mente dando vueltas. No te deja dormir, no te deja soñar, no te deja cantar. Una angustia que te da ganas de morir, porque ves todo negro detrás de un vidrio oscuro. La angustia que te provoca pánico y distorsiona tu visión de las cosas. ¡Ayuda, déjenme salir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.