24 ago. 2011

¿Que pides tu?

Se nos pide que seamos fuertes, se nos pide que sigamos adelante, se nos pide que seamos fieles a nuestros principios. La vida nos exige que resistamos los golpes, y el mundo nos fuerza a cambiar. Se dice que te escuchan, pero te juzgan por lo que hablas. No importa lo que sientas, lo que dices ni como lo dices; encontrarán el punto en que eso está mal. Jugarás el papel de víctima y también serás victimario. Hablarás de ti mismo como si alguien te escuchara, y tendrás que hacer como que no los escuchas. Es una misión constante, siempre debe haber una finalidad, y hay que encontrarla. Insinúan que debes guardar tu dolor y que no sirve de nada compartirlo. No quieres abrirte con nadie por miedo a lo que puedan decir. Y sigues apilando catástrofes sobre tus hombros, y no sabes si explotar o seguir latiendo entrecortadamente, porque no encontrás la persona que te rescate aunque le dispares tu dolor. Ya no resistís, y se te pide que compartas. Pero si cuentas todo lo que pasa por tu mente, ¿Cuantos lo podrán entender?. No sabes como expresarte, no sabes como se sigue desde aquí. Tal vez deberías volver al punto de partida. Estás tropezando demasiado, cayendo con velocidad, llenándote de cicatrices. No sabes lo que pasa, pero tal vez tampoco estés preparada para saberlo. La angustia en tu interior es enorme, se va aflojando a medida recibes cariño, pero ya no aguantás ni un golpe más. Primero descubriste el dolor y poco a poco vas descubriendo las razones. ¿Porque estás así? Muchas cosas. Te piden que te expreses, pero das explicaciones tontas, sin sentido. "Estoy mal porque el mundo sigue girando y todo al mismo tiempo sucede dentro de mi cabeza", Necesitarías que la multitud te escuche, todos a la vez, para no tener que repetir tu historia nunca mas. No duele el amor, duele mucho más la amistad. Te piden que entiendas, pero nadie quiere entenderte. Entender no es aceptar, y no cualquiera puede ponerse en el lugar de otro. Te piden que intentes, que no sigas tus ideales y renunciar a tus decisiones. Se te pide que aceptes los errores de los demás  pero ellos no se arrepienten. Se te pide que tengas autoestima y te quieras como sos, pero por otro lado hacen que te sientes mal y desees con todo tu corazón ser diferente. Te hieren por ser distinta. Una gorda con autoestima no es posible, no en mi mundo, no yo. Se te pide que creas en sus palabras. Los amigos cambian y algunos lo hacen para bien, eso te ayuda a salir del pozo. Te repiten que te quieren porque conocen tu maldita inseguridad. Y necesitas decirle que aunque, por miedo nunca lo expreses, tu también los quieres con todo tu corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.