29 feb. 2012

Quererte me hace mierda, pero por vos me voy acostumbrando al maldito dolor.

Choque. Crisis. Muerdo la almohada. Grito en este silencio. Esta vez solo tres cortes fueron suficientes, nunca habías sangrado tanto. Comencé a ver el fin en cosas que no lo tenían. Quiero irme, ¿Sabés? Porque admití que ni vos ni nadie van a ser "ese que me salve". Voy a morir como la fracasada que soy, sin pena ni gloria. Ya nadie me sostiene, estoy cayendo. Sola entre un montón de gente a la que le da igual como estoy. Sabíamos que no iba a llegar lejos, que yo no iba a poder con todo. Perdón si te hago sentir culpable, es que así es. Con lo que te sobra me darías todo lo que necesito para seguir. Eras mi golpe de energía y se nota tu ausencia. Mi almohada sigue mojada por todo lo que lloré anoche y tiene algunas manchas de sangre también. Nunca fui tan cruda y tan real; y no pregunten tonterías. La respuesta es SI, aunque peleé por mi vida durante años, hoy sería capaz de dar vuelta la página por culpa de un idiota. De abandonar y matarme, por amor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.