9 nov. 2010

No digo "te quiero" por miedo a no recibir un "yo también", por lo que puede suceder, lo que pueden pensar, lo que me pueden responder. Demasiadas veces regalé "te quieros" a cambio de nada, hoy me los guardo, no los desperdicio. Vivo pensando que nadie me quiere, tengo ese sentimiento constante. Y cuando digo te quiero, en realidad estoy esperando un "yo también". Lo digo de prueba para ver que recibo a cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.