13 nov. 2010

Yo creo.

Yo nunca creí en el amor; en eso de "te quiero"-"yo más"-"Noo, yo más". En personas que viven pendientes la una de la otra, celosas, preocupadas. En alguien que te extraña, en hacer el amor. Eso en mi mundo no existía. Eran cursilería barata y sexo. El amor lo había inventado Walt Disney para sus películas. Nunca nadie me iba a decir que yo le parecía "linda", nadie me había querido mas que como amiga. Para mi es re loco enamorarse, y mas aún cuando el amor es correspondido; porque 100 veces dije "te amo" y 101 chabones me rompieron el corazón. Supuse que esa sería la historia de mi vida; "la enamoradiza Victoria que todos le decían "Te quiero como amiga", y siempre terminaba llorando". Esta vez todo salió bien, por primera vez en mi vida. Empiezo a querer creer en el amor. En eso de encontrar la perfección en una persona imperfecta, en la eternidad, en el "por siempre y para siempre". Las cosas que eran cursis y empalagosas pasaron a ser tiernas. Me convertí en lo que dije que nunca sería. Caminar de la mano es lo mas grande del mundo. Despacio, alguien con las mismas metas, las mismas ideas, que me entiende y me respeta. Somos igual de locos y renegados con la vida. Creo en la media naranja y en la otra mitad. Alguna vez pensé que "siempre hay un roto para un descocido", como dice mi abuela, pero que no lo había para mi. Nunca me iba a llegar. Ahora lo encontré, y es mejor de lo que pensaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.