10 jun. 2011

Llorar.

Explotaste. Cuando no te lo esperabas. Y por suerte no estabas sola. No hay nada mas feo que llorar sola. Pero tuviste abrazos. Algunos inesperados, otros que buscaste. En ese momento, de tristeza tan tonta y absoluta, te diste cuenta que alguien faltaba. Esa persona no dijo ni una palabra, estaba ahí, pero era lo mismo si no lo estaba. Tal vez sea que no sabia como actuar, pero no quiero justificar mas a nadie. Esa persona no te abrazó, no dijo ni una palabra. Pero había demasiado dolor adentro tuyo como para que te importe. Supusiste que en algún momento, algo iba a decir. No lo hizo, pero sigue sin importar. Estás acostumbrada a que él sea un estúpido. ¿Como se podía guardar tanta angustia?. Y lloraste, como hace tiempo no lo hacías, como hace mucho lo necesitabas. Y no sabés porque, son muchas cosas que necesitabas sacarte de adentro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.