25 oct. 2010

Cosas que no se hablan.

Alguna vez me dijeron que hay temas que no deben tocarse en una reunión; religión, política y música, porque inevitablemente terminan en una discusión y en peleas que pueden ser irreconcilliables. Yo siento que es inevitable hablar de esto con amigos, así como es imposible no diferir en nuestras opiniones.
En mi casa nunca se habla de política, no hay, no existe, y yo noto en los chicos de mi edad que llevan tatuada, aprendida de memoria la ideología de sus padres, sin siquiera saber lo que dicen; repiten como nenes de 5 años lo que escuchan en sus casas. ¿Nunca se plantearon conocer nuevas propuestas? ¿Realizarse una idea propia? Eso es, al menos, lo que yo intento; investigar, conocer, escuchar, saber en un futuro a quien y porque votarlo.
Con la religión pasa lo mismo; ¿Porque creen en lo que sea que creen? Porque lo llevan en la sangre. En la adolescencia hay que empezar a plantearse ir en contra de la herencia, en contra de lo que hasta ayer creímos que era cierto. Transitar nuevos caminos, y si finalmente volvemos a la religión materna por decisión propia, luego de haber saboreado nuevas creencias, luego de haber conocido distintos dioses, creo que recién ahí somos verdaderos creyentes, verdaderos seguidores, porque lo elegimos por voluntad propia entre muchas otras opciones.
Es tiempo de abandonar el "porque si" y comenzar a fundamentar nuestras respuestas. Somos personas que se separan de sus padres, es hora de comenzar a crecer y enriquecer nuestras mentes y opiniones. Diferenciarnos y resaltar. Discutir. Y no es necesario cambiar para no ser como ellos, sino que tenemos que descubrir porque queremos ser como ellos, en que coincidimos con ellos, si debemos ser como ellos. Aunque lo neguemos, los padres no tienen siempre la palabra correcta.
Yo, con 17 años, pongo en duda mi religión. La duda es una de las grandes capacidades del ser humano, nos hace grandes. Es elemental en la adolescencia dudar de todo lo que nos rodea. Aun me estoy descubriendo. Dudo del catolicismo con el que fui criada, que me fue inculcado por mi familia y en el colegio. Este tema es un vaivén constante; nunca estoy segura de lo que creo. Soy muy especial. En mi opinión, hay cosas que, de haber un Dios o algo más poderoso que nosotros, no pasarían. Y no me refiero a cosas que me pasan a mi, sino a problemas que he visto a mi alrededor o que suceden a nivel mundial. Pero también, creo en los milagros, en que hay algo arriba, que hay un cielo y un infierno. Creo, tal vez, en Dios, pero no en sus representantes en la tierra, la iglesia. Estos últimos me parecen una mafia muy bien organizada, que esta en todos lados. Estoy a favor de la educación laica (a pesar de que voy a un colegio católico), no creo en la teoría de la creación, sino en la teoría de Darwin de la evolución, le digo si al sexo antes del matrimonio, a la unión homosexual y al aborto. Este tema lo termino con una frase que siempre me pareció correcta
"La religión es como un pene; esta bien tener uno, esta bien estar orgulloso de el, pero no insistas en mostrarlo en publico y no esta bien tratar de introducírselo a las personas a la fuerza".
En cuestión de política, es algo de lo que hay que estar informado, pero no veo necesario tomar una posición. No podemos desinteresarnos completamente de la política porque hay que saber en manos de quien esta nuestro país y por que camino va, y hay que votar concientemente. Mi mamá, cuando hay algo de política en la tele, apaga el televisor. Y yo, escucho. Intento entender algo.. Siento que es para mi para quien están hablando. Tengo obligación y conciencia política. Si no escucho y hablo en su momento, luego no me puedo quejar cuando llegan las consecuencias. No tengo una posición tomada, creo que nunca la voy a tener, lo único que puedo creer es que la política (o los políticos) son puras mentiras. Vivimos en una democracia un poco mentirosa, porque ningún político representa nuestros verdaderos intereses. Igual, tengo una opinión a favor de la política, que es que jamas se puede dejar conforme a un país entero, con tantas clases sociales y necesidades diferentes. En ese punto, los compadezco un poquito. Ojala algún día dejen de mentirnos.
Aun tengo mucho tiempo para cambiar de opinión 1000 veces mas. Acepto siempre nuevas ideas y opiniones, de estas tomo lo que me interesa o me parece correcto o importante. De lo único a lo que no estoy abierta a discutir, es de música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.