1 oct. 2010

Una tarde y un chupetín.

Regalame una tarde, hablemos, bailemos si querés.
La tarde clave, la tarde límite. Donde todo es decisivo. Donde desviaremos el camino que estamos tomando. Sabremos con certeza, quienes somos y quienes queremos ser. Seremos dos, y haremos de a dos. Me contarás tu historia, te contaré la mía.. y tal vez termine la tarde como una sola historia. Cuando todo termine algo empezará. Pocas cosas hacen falta, hace falta que hablemos. Tenemos mucho que hablar. Muchas cosas que tienen que ser habladas, por el bien de los dos. Y cuando todas esas conversaciones lleguen a su fin, ese millón de charlas en una, en ese momento vamos a saber donde estamos parados, y hacia donde empezamos a caminar. Pero no podemos dar un paso al frente sin antes, charlar... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las críticas siempre son buenas. Los comentarios me dan ganas de seguir escribiendo. ¡Gracias!

Mi blog.

Buscar en el Blog-.

¡Gracias por leerme...!

Enigma.